No hay evidencia científica que permita decir que el estrés empeora la enfermedad. El estrés forma parte de nuestra vida. No obstante, es bueno evaluar de vez en cuando si realmente nos estamos preocupando por las cosas que realmente importan.